Poemas publicados en Yerba fanzine

Guarriors

Estuvimos en todas las batallas
y fuimos todos los héroes.
Bajamos nuestros escudos,
escondimos nuestras lenguas
y nos levantamos para correr.
En los campos aún florece la sangre.
Éramos los más temibles,
ahora, solo somos un recuerdo
domesticado para que los pequeños comprendan,
como somos cuando amamos.

Yerba fanzine N#5 (2013)  

 

El lado oscuro de la luna

Las constantes nos dejan en un hermoso giro
un enrosque con luces que titilan impregnándose
un nuestras retinas, en un sucesivo intento
de cautivarnos para luego someternos a su lenguaje.

Exhalas e inhalas como si fuera la última vez
mientras nos humedecemos por el rocío del pasto.

Hermoso y desequilibrado sentimiento
que configuramos en cada giro,
la marquesina con su sombra nos esconde
y nos obsequia el lado oscuro de la luna,
el más bello.

Yerba fanzine #3 (2012)

 

La puta de cubito

“Y las putas reventaran el cielo”,
exclamaron tus masticados labios
en su duda eterna.

“Esperaras que sean rubíes
y devoren tus luciérnagas nocturnas”,
reflejaron tus ojos.

“Su legado es eterno
y se estamparan remeras”,
escribiste con tus dedos.

Y en todo este proceso de comunicación
interrumpí y resumí:
“las putas son como las cucarachas
sobrevivirán a todo”.

En ese momento tan complejo
que tu piel se remordía,
cortaste el aire con una mueca,
que calmo mi alma
y me obligo a pagar.

Yerba fanzine N#2 (2012)

 

Siete en par

Siete en par.
En A, una se rascaba,
otra se toca el pelo
y la última dos
hablaban.
En B, una se hamacaba
sobre su mismo eje,
una con manos en su cintura
y la restante hacia
morisqueta.
Vislumbrado, observaba
a un 80% transparente.
siete en par.
Siete
el número
del amor.

Yerba fanzine #1 (2012)

El barquero y su moneda

Cuando leas esto,
estaré lejos, aproximadamente
por la cuarta pastilla bicolor.
No diré el tono de tu sonrisa por entonces,
ni el resto de expresión que la acompañará.
Solo recuerda:
nadie al final consigue lo que quiere,
aunque lo intentes, lo que necesite nunca esta ahí,
pero si lo deseas por un par de billetes
la mona se viste de seda
y el mono hace malabares para entretenerla.

Luis Alberto

luis-alberto-spinetta-img-mae26a024ee1fab4d6edc874981d69704

 

Cambiar la tristeza con alguna acción
que implique una determinada artimaña
-y de las baratas- hoy es en vano.
En alguna parte de mi cuerpo
tus palabras resuenan y son eco,
las cuáles incita a que esta tristeza se manifieste,
primordialmente en mis gastados ojos
que insertos en un bucle
se humedecen por tu pronta partida.
Solo en este momento,
la única manera de agradecerte es con estas palabras,
ni muy expertas ni muy sabias,
tan solo simples tintes de mis sentimientos
que por hoy no se cobijan en su cascarón.
Pero doy por seguro que estarás rodeado de los paisajes
que has trazado en papeles y a su vez  abrigado
con tus poemas y melodías,
aquellas que nos has regalado a nuestros oídos
como a nuestros corazones.
De esta manera sin más y sin menos,
solo queda decir, eternamente gracias flaco.

Abril

Desagota su mente
cociéndolas en nubes,
aunque se note a plena luz
las fisuras que margina su felicidad.
Aquella presión
que atora en su pecho,
con balas sobrevivientes
del eterno viaje
de sus frías venas.
Todos sus momentos
en exageradas morisquetas,
solo para la contemplación
de los restos en agonía del café.
Es así que remueve
las astillas de sus huesos esclavos,
desafiando el día
que no brilla, nunca brilla
sino que parpadea.

Lady

Entretenida, trazas delicadamente
cada letra en el ventanal,
y cada letra es un golpe
que raja el cielo con sangre.
El ayer fue solo un espasmo
la sombra que todo día
teme en su corta y repetida vida.
¿Puede el mundo terminar
en cada oración que navega
en tus dedos, en tus labios?
Como esquivar esa pregunta,
si al verte tan viva,
veo realizar tu anhelo más profundo.
Es todo tan desdichado,
la situación bebe del árbol más viejo
que muy pocos recuerdan,
y otros olvidan para no entender.
Crece,
todo crece y madura,
todo se desgrana como mi piel
que aun no sé renueva en las mañana.
Ahora las raíces son fuertes
es la vida que se va o me vuelve,
yo solo sigo fumando
mientras veo tu disfrute en este adiós.

Lo simple… siempre así

Es así…en la agonía elijo destilarme
en pensamientos aún en movimientos,
originados de un lado lleno de maltrato.
Todo el mundo ve lo fácil del show,
yo trato de romper ese espejo para evitar
perder así la sensibilidad de mis ojos.

Es inútil… ya están negros por completos,
ya tienen su relleno,
ya no veo, no siento,
no te quiero, no te veo,
soy disparejo,
Perdóname, prefiero estar muerto.

Improvisando para marian

Minutos se atoran en tu mano,
es un tiempo que está muriendo,
como un niño que maduro con tu amor.

Tán solo son un parloteo corto
con tu suave y plácida palma.

¿Y que si extrañas esos minutos?

No será más que un recuerdo
qué solo volverá cuando escuches
la combinación Do – Re – Mi y tal vez un La.

Y es ahí, donde no importa el paraíso
que rodea a tu corazón,
la arboleda que le de sombra
a la razón de tu existencia.

Tendrías, que ocuparte más
de como gastar mejor los minutos,
para no volver a deshojar tus ojos
con melodías.